NO QUIERO VOLVER SOLITO

Por Adrián Pérez

Hace unos meses vi esta historia, y me parece muy bonita y me gustaría compartirla con vosotros, muestra un caso poco común, pero que deberíamos tener en mente como integradores porque el mundo no nos deja de sorprender.“No quiero volver solitoes un cortometraje brasileño lanzado en 2010,ganando el Premio Iris (Iris Prize) 2011; esta obra está dirigida por Daniel Ribeiro. Ha sido un corto tan existoso que el director se ha visto obligado a hacer un largometraje, llamado “Todas las cosas más simples” cuyo estreno será en 2014.

Leonardo, “Leo” para los amigos, es un adolescente de 15 años encantador pero con una seria dificultad: es invidente. Solo que eso no le genera ningún problema y asiste a la escuela como cualquier chico de su edad, utilizando libros en braille y una máquina de escribir con el mismo sistema. Su mejor amiga es Giovana, quién todos los días lo lleva hasta su casa a la salida de la escuela, aunque ella vive algunas cuadras antes. Un día llega un nuevo chico a su clase llamado Gabriel, y como además de lindo parece ser algo tímido, lo invitan a juntarse con ellos y hacerse mutua compañía en el viaje de regreso a casa, pues Gabriel vive calles más adelante que Leonardo. La amistad surgida entre los tres, pronto se transformará en otra cosa cuando la convivencia diaria haga que Leo comience a cuestionarse sus sentimientos sobre el chico y ponga a prueba su amistad con Giovanna cuando decide confesarle que se ha enamorado de Gabriel.

Pero, cómo surgió No Quiero Volver Solito en la mente de su director. Ribeiro respondió: “Surgió de la pregunta: ¿de dónde viene nuestro deseo? ¿Viene de adentro o del exterior? Así que cuando tomas a un personaje gay que no ha visto nunca a un hombre, nunca ha visto a una mujer, ¿cómo es qué ese deseo surge dentro de él? Creo que es fuerte para plantearse algunas preguntas. Por supuesto que el deseo no surge sólo de la visión, aunque la sexualidad tiene mucho que ver con la visión, siempre nos estamos asociando a eso. Por tanto, cuando se ve a un ciego, hace a cada uno pensar en la primera vez que sintió algún deseo.”

Con el final del corto nos damos cuenta, que tal como dijo el Zorro al Principito en la novela de Saint Exupery: “No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.”

Le_Petit_Prince_by_gabi_desu-1ADRIÁN PÉREZ