27 de noviembre, día de “los sin techo”

El día 27 de noviembre, a las puertas del mes de Navidad, cuando la llamada a la caridad y al amor fraternal entre los humanos se hace más evidente (sin distinción de razas ni colores),se celebra el Día de los Sin Techo. Una jornada para recordar que hay una humanidad afligida que es la de los que nada tienen y arrastran su desdicha y soledad como una maldición

En las noches de invierno el frío se convierte en puñales para los cuerpos de los sin techos, indefensos, porque poco pueden proteger unos cartones recogidos junto al contenedor de basura más cercano.

Lo saben las más de 250 personas que sólo en Málaga, cada noche, no poseen otro hogar en donde resguardarse que el pequeño habitáculo de una entidad financiera o la cornisa alargada de un edificio en ruinas. El verano resulta más clemente para muchas familias a las que la crisis acabó por desahuciar de sus hogares y se vieron en la necesidad de buscarse el techo en la calle, siempre fría para con los que nadie tienen. El invierno es ingrato, cruel y no conoce la compasión para quienes lo viven al sereno.

La pobreza se ha acomodado en la provincia malagueña. Cáritas alza la voz para denunciar que 50.000 familias carecen de lo más elemental para subsistir. La indigencia se enseñorea de calles y plazas y las escenas que contemplamos cada día deberían ser un cargo para las conciencias. Por suerte, esta marea de gente silenciosa que arrastra su miseria y permanece sin posible acceso a derechos fundamentales como la asistencia social y la protección de jueces y tribunales, a veces tienen en persona voluntarias y organizaciones sociales quienes les eche un capote, nuca mejor empleado el término cuando la intemperie y el frío son enemigos mortales para muchos indigentes.

Debemos concienciarnos con este grave problema, parar un poco, mirar a nuestro lado y pensar que detrás de cada una de esas personas se encuentra una vida, una historia, y que ellos son hoy los que por desgracia están así, pero nosotros podríamos ser mañana los que por diversos motivos nos podamos encontrar en la misma situación.

María José Jiménez

Anuncios

Personas sin hogar

Uno de los colectivos que estamos trabajando en la unidad didáctica 2 , es el de personas sin hogar. Ya en la unidad 1 cuando estudiamos la familia vimos un documental en el que la protagonista era una indigente. En aquella ocasión a través del caso real de Rosa Pérez Lema (“El caso 112” documetos TV) vimos cómo las diferentes crisis que se pueden dar a lo largo de la vida de una persona nos pueden situar en la marginalidad. Para superar los problemas que la vida nos presenta debemos tener suficientes habilidades y capacidades. En muchas ocasiones se presenta en clase la misma reflexión ¿cómo es posible que las familias den la espalda? , la respuesta no es sencilla ya que cada caso presenta sus particularidades. Pero lo que si se repite es falta de comunicación, confianza y respeto . Cuando se falla a los que más nos quieren y no somos capaces de disculparnos o de reconocer errores es más fácil que acaben dándonos la espalda. En muchos casos de personas sin hogar hay historias previas de alcoholismo, drogas, violencia familiar, deudas de juego, etc. problemas que si se hubieran trabajado en familia se podrían haber superado. Pero otras veces las historias no parten de un error sino de un cúmulo de desgracias.

Una de las premisas a trabajar con este colectivo es conocer y entender sus historias individuales. La pobreza es consustancial al sistema económico capitalista que da por hecho que unos tienen más y otros menos o nada. Pero eso no debe servirnos de excusa para culpar a las personas que sufren indigencia de su propia situación.

Casi tres millones de personas en España viven en alguna de las situaciones sin hogar que supone estar “puramente en la calle o tener una vivienda indigna”.” Se puede hablar de entre 30.000 y 35.000 personas que viven puramente en la calle” a nivel estatal. No osbtante, si además se tienen en cuenta las personas que viven en viviendas indignas como chabolas o similares, la cifra asciende a casi tres millones. Además se está produciendo un incremento de la presencia de mujeres en las calles.

La mayoría de estas personas han pasado por un proceso de pérdida de trabajo, familia, propiedades, etc. La mayoría de estas personas no pensó que acabaría durmiendo en la calle.

Ya nos conmovió el documental que vimos en la unidad 1. Ahora no volveremos a ver ningún vídeo. Intentaremos poner datos a esta realidad social. Así que trabajaremos las cifras de la pobreza en el estado español y en especial en Andalucía.