Pobreza y exclusión social

Etraido de http://www.kaosenlared.net

Uno de cada cuatro españoles está en situación de pobreza y riesgo de exclusión

La crisis económica tiene graves impactos en la pobreza y la desigualdad, y se observa, a pesar de los escasos datos, un deterioro de la seguridad alimentaria…
En España: las familias afectadas por la crisis y las políticas de austeridad. En nuestro país, uno de cada cuatro españoles está en situación de pobreza y riesgo de exclusión. Los datos del Instituto Nacional de Estadística muestran que un 3 por ciento de los españoles vive con carencias alimentarias (proteína animal), un 3,5 por ciento en el caso de los mayores de 65 años. En 2011, una encuesta realizada por Oxfam indicaba que el 46 por ciento de las familias habían modificado sus hábitos alimentarios a consecuencia de la crisis económica y UNICEF alertaba que un 44,5 por ciento de los niños de 6 a 9 años en España tenían problemas de obesidad o sobrepeso, características que se relacionan con una dieta barata e insana.
La crisis económica tiene graves impactos en la pobreza y la desigualdad, y se observa, a pesar de los escasos datos, un deterioro de la seguridad alimentaria. La Comunidad de Canarias calcula que 12.000 niños se dieron de baja de los comedores escolares. En Cataluña, según Cruz Roja Española, el 38 por ciento de las familias en situación de vulnerabilidad no se pueden pagar ese servicio. De hecho, el Defensor del pueblo de Cataluña alertaba sobre la cifra de 50.000 niños catalanes con carencias alimentarias en 2011 y 751 niños tratados con síntomas de desnutrición en los seis primeros meses de 2013.
Esto ha provocado un aumento rápido de las ayudas alimentarias a través del Plan Europeo de ayuda a las personas más necesitadas, a través de los Bancos de Alimentos y de las organizaciones sociales. Entre el 2007 y 2013, casi se ha duplicado la asignación económica: de 50,3 millones de euros y menos de 890.000 beneficiarios en 2007 a 85,6 millones de euros destinados a cubrir las necesidades de más de 2 millones de personas en 2013. Y esto no es más que una parte: en 2012 algunos analistas estiman que más de la mitad de los alimentos los proporcionaron empresas privadas y particulares.
Extraído de:
Anuncios

Relato Corto

Por Marcos Mejías

“Hola. Me llamo Luis. Tengo siete años. Mi mamá me quiere mucho y me va a comprar mi juguete favorito: un castillo. Me gustan mucho los castillos.  Quiero ser un caballero, rescatar a princesas y matar a dragones. Tengo una espada en mi habitación que me regaló mi papá. La espada es muy bonita y brilla mucho, pero dice que no se toca, que es para hacer una cosa que él hace que se llama esgrima. Es muy fina, pero creo que es una espada.

Respecto a mi mamá, es muy guapa. Siempre que la veo me sonríe. Me gusta darle besos. Pero últimamente está muy triste. Papá siempre dice que está así por una cosa que se llama regla. Cuando está cocinando o cosiendo pone la radio y a veces habla con la radio por teléfono… ¡y le contestan! Le gusta mucho hablar. Antes hablaba mucho con sus amigas, salía mucho y tenía también muchos amigos.

Mi mamá también fuma, y a papá no le gusta. Cuando ve fumando a mamá, se pone a gritarle y una vez rompió el cristal de la mesa del salón de un golpe y mi mamá se puso a llorar. Muchas veces mi mamá me dice que no salga del cuarto hasta que ella lo diga. Y no sé por qué. No he hecho nada malo para que me castiguen. Sobretodo no puedo salir cuando papá viene del bar con sus amigos. Empiezan a gritar y a gritar y mi madre le dice que no grite tanto porque si no, le iba a escuchar yo. Y muchas veces escuchó a mamá llorar y la veo con heridas.

Tiene el ojo muy hinchado y se pone gafas de sol cuando sale a la calle. Un día le pregunté a papá por qué mamá llora todas las noches, y siempre me contesta que es por la regla y que en vez de llorar tiene que hacer las cosas bien. Y me dice que me porte bien porque si no, también lloraré.

Otro día jugué con mis amigos en el parque. Estaba lloviendo y saltábamos sobre los charcos de agua. Me ensucié unas botas que mi padre me compró un día antes. Siempre me dice que lo que voy a estrenar no se puede ensuciar porque si no se cabrea. Al llegar a casa, papá me miró, como siempre, de arriba abajo. Se cabreó mucho. Se levantó. Mi mamá empezó a temblar las piernas mucho. Dice mi papá que es un tic nervioso que siempre tiene mi madre.

Empezaron a discutir. Mi papá me levantó la mano y yo me encorvé porque no quería que me pegase. Mi mamá me cogió en brazos y corrió a su habitación donde me encerró con llave. Puso la radio a todo volumen. Después la apagó. Pasé mucho rato encerrado hasta que vino mi mamá, con gafas de sol a abrirme, a abrazarme y a besarme. Me dijo que yo no tenía la culpa y que pase lo que pase siempre iba a estar conmigo. Me dijo que cuando discutían ella siempre iba a poner la radio y cuando terminaran la iba a apagar. Que cuando dejara yo de escuchar la radio, que me estuviera tranquilo porque vendría ella a volver a estar conmigo.

Hoy, mi papá ha visto otra vez a mi mamá fumando. Empezaron a gritar. Puso la radio. Yo todavía no me había levantado. Cuando vino a levantarme mamá, a las nueve para ir al colegio, tenía mucha sangre en los ojos, en la nariz, en la boca y en la cabeza. Le pregunté si le dolía y me dijo que no. Que no le iba a doler más porque ya se iba a acabar, que iba a denunciar y que me llevaría esta noche a un castillo donde nos protegerían. Le pregunté qué era denunciar y me dijo que ya lo entendería cuando fuera mayor y que no se lo dijera bajo ningún concepto a papá.

Cuando volví de clase, papá empezó a discutir otra vez con mamá. Mamá puso otra vez la radio. Pero papá entró a mi cuarto, cogió la espada y me dijo que iba a matar a un dragón que no saliera de casa. Subió el volumen de la radio mucho, pero mucho. Al rato. La radio se  dejó de escuchar y se abrió a puerta de mi habitación. Era papá. Me dijo que iban a venir unos caballeros, que lo sentía mucho y que me quería. Estaba llorando. Luego vinisteis a buscarme y ahora mismo estoy escribiendo desde el castillo que me prometió mamá.”

Luis entregó la declaración que, en forma de redacción, le pidió el policía que estaba con su caso. Para el psicólogo de la comisaría, esta era la mejor forma de ayudarle a recordar y que cuente los macabros hechos. Ahora es huérfano.

escuchar al corazón

Por Ana María Beneroso

A veces tienes que escuchar con tu corazón.

Zoe trabaja en Kismet Diner y sueña con convertirse en cantante, pero por el momento no le molesta servir las mesas. Por supuesto que ayuda que todos en el restaurante la quieran; su jefe hasta compró un karaoke para que Zoe pudiera cantar a sus clientes.

Una noche de sábado, en medio de un improvisado concierto, Zoe descubre un cliente que nunca antes había visto y que luce totalmente desinteresado. Normalmente, esto no le importaría… pero él actúa como si ella no estuviera ahí. ¿Quién es él? ¿Por qué Zoe no puede dejar de mirarlo?

Mirar más allá
Hay que aprender a mirar mas allá y a buscar soluciones a todo los problemas que nos rodean, por que todo tiene una solución, de una pequeña cosa hay que ver lo mas grande por que los pequeños detalles son los mejores.
Maltrato
Este es un vídeo que todo el mundo pensamos como decir estas cosas, pero no nos salen las palabras exactas para decir y no dañar por que se pueden confundir los términos pero el tono que pone este hombre da en el clavo, verlo y escuchar 🙂

Por Laura Rodríguez

Video de lenguaje de signo de villancico de navidad me parece interesante este video para publicar en el blog ya que nos viene bastante bien ya que se aprende muchas palabras que aun no sabemos. Además es más fácil y entretenido de aprender y mejor para retener palabras nuevas. Gracias

Un segundo de felicidad

Por Tatiana Fernández
“¿Sabes lo que añoro más? Sentirme despreocupada”. A partir del deseo anhelado por una enferma de cáncer nació elproyecto If Only for a Second (Aunque sea durante un segundo), una iniciativa fotográfica y de vídeo que devolvió a veinte personas la alegría durante un momento mágico. Fotogalería 7 Fotos Olvidando el cáncer “durante un segundo”
 
La iniciativa, desarrollada por la Mimi Foundation, una organización fundada en Bélgica en 2004 que lucha contra los dramáticos efectos del cáncer en los ámbitos personales y familiares, tiene algo de juego y mucho de complicidad con los veinte enfermos, la gran mayoría mujeres, que se prestaron como voluntarios. La idea era ofrecerles la posibilidad de olvidar completamente la enfermedad aunque sólo fuese durante un segundo, de que durante un explosivo momento de admiración y sorpresa, el cáncer quedase anulado. Siempre con los ojos cerrados ,los participantes debían prestarse a ser transformados por equipos profesionales de estilistas y maquilladores, pero manteniendo durante todo el proceso los ojos cerrados. Una vez culminado el cambio, eran conducidos ante un espejo. En el instante en que se volvían a ver a sí  mismos eran retratados por el fotógrafo Vincent Dixon y grabados en vídeo por el realizador Coban Beutelstetter.
En los gestos de alegría, sorpresa e incredulidad no asoma la enfermedad. Los resultados del instante en que los enfermos abren los párpados y se descubren con espectaculares pelucas, maquillajes y vestuario se pueden ver ahora en el libro Ne serait-ce qu’une seconde, con retratos enfrentados de los modelos, uno con los ojos cerrados ante un espejo de doble vista y el segundo en el momento mismo en que los abren. En los gestos de alegría, sorpresa e incredulidad no asoma, ciertamente, la presencia de la enfermedad, según cuentan los voluntarios en un clip de vídeo grabado durante el proceso. “Extender sonrisas y alegría” Cada foto lleva un pie en el que aparece el día y hora de los retratos y el “segundo exacto en que cada persona olvidó su enfermedad”, dicen los promotores de la iniciativa. “Ellibro lleva al lector a las sonrisas y la felicidad y esa era la idea principal del proyecto, extender sonrisas y alegría”, añaden. El cáncer tampocó existía para los familiares de los enfermos La fundación organizó tras las sesiones una exposición de las fotos para los pacientes y sus familiares con la intención de mostrar por primera vez los retratos de Dixon. “En apenas un segundo, las caras sonrientes eran unánimes en toda la sala. En ese preciso instante, el cáncer tampocó existía para losfamiliares de los enfermos”, aseguran desde Mimi Foundation.
http://www.youtube.com/watch?v=85Wx-TUuqzA. Vídeo de algunas de las caras de los enfermos.