Todos ganamos o todos perdemos

En cierta manera sabía que iba a pasar lo que ha ocurrido hoy en clase. Ya lo he vivido antes. Diferentes alumnos y alumnas, diferentes temas, pero igual resultado. Cuando alguien siente que pierde cuando otro gana, dejamos caer a los pies nuestra grandeza. El concepto o idea de pérdida se hace extensible a ,no sólo lo que tenemos, si no a lo que tienen otros y nosotros no. Es decir, si otros tienen o consiguen algo que yo no tengo, me siento perdedor. Es lo que ha ocurrido hoy en clase.

Para los que no hayais estado, contaros que un simple ejercicio de repaso para un exámen que consistía en un concurso de preguntas y respuestas nos ha llevado al límite, al cabreo, a la tensión, a la decepción… El motivo es que había un punto de más en el exámen de la semana que viene. Aquellos que ganaran el concurso obtendrían un punto extra en el exámen. Los que no ganasen hoy, no perdían nada, absolutamente nada. Y todos, absolutamente todos ganábamos al jugar porque repasábamos de una forma amena y diferente los contenidos del tema 1.

Pero la ambición de conseguir el punto de más, nos ha llevado a adoptar posiciones que claramente nos hacían ver de los demás lo peor, sin ver en qué postura nos colocábamos nosotros. Digo nosotros porque aunque yo era la torpe azafata y moderadora, no he podido moderar a veces, ni tomar decisiones que se sintieran justas por todos.

La clave de todo esto no está en pensar que no tenemos remedio, o que mejor no lo volvemos a repetir porque no seremos capaces de vivirlo de otra manera. La clave de todo está en experimentar con nosotros mismos y darnos cuenta de aquellos aspectos que son manifiestamente mejorables. Cuando hacemos un ejercicio de introspección y nos miramos a las tripas, en el fondo todos sabemos qué hemos hecho mal, pero si jugamos constantemente a la autocomplacencia , a adularmos y nos piropeamos y vivimos las relaciones humanas como exentas de conflicto de intereses, entonces estaremos siendo unos niños o niñas caprichosos y soberbios incapaces de aprender de sus errores.

La clase hoy ha sido objeto de un experimento controlado, preparado, y ha dado un resultado, debemos ser capaces de sacar conclusiones y aprender. Para eso hemos venido a clase, y por eso, hoy ganamos todos.

Anuncios