El mejor amigo del hombre

Siempre me han encantado los animales, desde que tengo uso de razón compartos mis días con perros y gatos, cada uno a su manera pero siempre aportándome compañía y afecto.
Conozco personas con depresiones que se han levantado de la cama solo porque “tienen que cuidar , sacar a pasear al perro” personas mayores que están solas y su única compañía son sus mascotas, que salen a la calle y se relacionan más fácilmente con los demás gracias a estos animalitos, esto me enternece y me asegura cada día más de que es una de las mejores terapias y ayudas y que se les puede proporcionar a personas con alguna dificultad y/o dependencia, ya sean discapacitados físicos , psíquicos o sensoriales.
En este caso podemos ver la importancia de los perros guias para las personas invidentes, ya no solo se convierten en sus ojos , sino también en sus amigos.

Esta noticia nos habla un poco del proceso de uno de los perros que se preparan para convertirse en perros guias, y de cómo debemos comportarnos cuando nos cruzemos con él por las calles, ya que a veces interrumpimos su trabajo por desconocimiento. Seguramente os suena este hombre y su compañero “ Goofi” de haberlo visto por las calles de Ronda.

NOTICIA:

El ‘mejor amigo’ del concejal

‘Goofi’, un perro guía, ha traído la mayor libertad que ha vivido el primer edil invidente del Ayuntamiento
Juan Manuel Medina cruza un paso de peatones con la ayuda de ‘Goofi’.

Goofi camina con paso tranquilo pero firme. Sortea obstáculos y cruza por los pasos de peatones con un cartel que avisa a los transeúntes: “No molestar, estoy trabajando”. A sus 22 meses, este Golden Retriever es uno de los pocos perros guía que existen en Ronda, y desde que era apenas un cachorro fue adiestrado para ser los ojos de su propietario. “Tener un perro guía te da mucha más confianza y seguridad que ir con un bastón y te permite desplazarte más rápido”, afirma orgullosa la persona que sigue cada día sus pasos, Juan Manuel Medina.

A este rondeño invidente, consultor en servicios de accesibilidad, le cambió la vida en el momento en que Goofi entró en su hogar, con solo dos meses. No en vano, juntos han atravesado un duro camino hasta fundir sus movimientos, o hasta convertirse en un “binomio” sin fisuras, como a él le gusta llamarlo.

GUFI

El artífice de este proceso ha sido José Luis Rubiales, adiestrador con 13 años de experiencia y actualmente al frente del centro canino Mayoral Can, situado en la localidad de Ubrique. Para este “encantador de perros” de la Serranía, este tipo de adiestramiento es uno de los más arduos y largos, aunque sin duda el que más recompensas ofrece. “Es una gran satisfacción ver que gracias a tu trabajo hay gente que puede llevar una vida más autónoma”, explica Rubiales.

El proceso de adiestramiento comienza en el momento en que se selecciona el cachorro que se convertirá en perro guía, una de las decisiones más importantes. Lo primordial, no es la raza, sino sus genes. “Buscamos cachorros de padres tranquilos y equilibrados, y descartamos los de padres tímidos y agresivos”, apunta el adiestrador. Además, hay que asegurarse de que los progenitores no tienen problemas físicos como displasia de cadera o defectos oculares.

Una vez realizada la elección, se comienza por enseñar al animal las normas básicas de casa y a socializarlo para que se acostumbre a convivir con todo lo que le espera ahí fuera: personas, coches, otros perros, gatos, ruidos… Esta es la fase crucial del proceso, ya que de su éxito depende que tengamos un perro equilibrado.
Posteriormente, comienza un entrenamiento en obediencia en el que se le enseñan órdenes básicas, como sentarse, tumbarse o permanecer quieto, además de una buena conducta en los lugares públicos, para no molestar a las personas que lo rodean.
Precisamente, este es uno de los pasos que más les cuesta asimilar a los perros, ya que las ganas de jugar y la impulsividad propia de los cachorros pueden dar al traste con horas de adiestramiento.

A continuación comienza la prueba de fuego: el desplazamiento por la ciudad. Aquí, el cánido aprende a buscar los pasos de peatones, a señalizar los bordillos, a subir las escaleras a una velocidad adecuada… Y sobre todo, perro y amo deben acostumbrarse a caminar juntos. Sin embargo, no solo son los obstáculos físicos los que ponen a prueba a ambos, ya que en muchas ocasiones las personas infieren en la labor del perro, la mayoría de las veces por desconocimiento. Y es que, cuando está trabajando, Goofi debe estar concentrado al máximo. “Cuando vamos por la calle no se le debe hablar ni tocar”, señala Medina. En cambio, sí se puede hablar con el propietario, en cuyo caso el animal espera pacientemente sentado, y si la conversación se alarga más de la cuenta, tumbado. “Poco a poco la gente que nos ve se va concienciando y sabe lo que debe hacer”, añade. Apartarse de la acera cuando no hay espacio suficiente o no acercarse demasiado cuando se va paseando a otro perro son otras de las buenas conductas de las que todo el mundo debería tomar nota para facilitar su trabajo.

Además, la normativa permite a un invidente entrar en cualquier establecimiento o espacio público con un perro guía, salvo en espacios sanitarios como la Unidad de Cuidados Intensivos, para evitar infecciones. Desde un restaurante hasta una biblioteca, sin olvidar el transporte público, incluidos los taxis. “Si alguien se niega a transportar a uno de estos perros se puede denunciar a la Policía”, asegura el adiestrador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s