“Si cierran no sé qué haré con mis hijos”

Artículo enviado por una alumna de 1º de Integración Social para el módulo AUC.

“Las madres de discapacitados exigen que se mantengan las ayudas públicas (19/11/12)”

No poder llevar a sus hijos discapacitados a centros especializados sería un golpe tremendo que las familias no podrían asumir. María José Mateo es una madre divorciada que tiene una hija de 38 años que presenta una discapacidad del 75%. Cada día acude a Apadis en Villena donde realiza todo tipo de actividades educativas. “Desde los 6 años que la llevo, pero ahora si suben los precios de la matrícula la tendré que sacar”, admite con resignación. Cada mes paga 190 euros, pero con una madre sin trabajo, y con los únicos ingresos de una pensión de 500 euros poco más puede hacer.
Cristina Gómez tiene dos hijos, Jorge, de 19 años y con una discapacidad del 72% y Saúl de 24 años, con otra discapacidad del 83%. “Estoy sola, no tengo pareja, y si nos cierran esto no sé qué haré con ellos”, confiesa resignada esta madre que se mudó de Albacete a Villena para que sus hijos acudieran a Apadis, donde son “atendidos por profesionales y aprenden cada día”. El problema es que si cambia el modelo de financiación de estos centros y los impagos se prolongan en el tiempo no podrán aguantar más. “Si cierran retrocedemos más de 40 años y perderemos todos los derechos que hemos conseguido, pero no lo vamos a permitir”, advierte Gómez.
Ruth Martínez otra afectada se lamenta que los políticos “miren más por la salud de los bancos que de las personas”. Todas las madres que acudieron ayer para despedir a la Marcha por la discapacidad coinciden en que a sus hijos no los pueden encerrar en casa como ocurría hace décadas, cuando un disminuido en la familia era motivo de afrenta pública. Luciano Martínez, responsable de Apadis (Asociación para la discapacidad de Villena y comarca) cifra en 450.000 euros la deuda que la Generalitat (entre consejería de Educación y de Bienestar Social) tiene con ellos. “Este caos económico nos está
asfixiando, porque nosotros pagamos recibos, luz, agua, facturas y las nóminas pero ya no podemos aguantar más”. Apadis emplea a 85 personas y atiende a unos 230 discapacitados que acuden a las sesiones de atención temprana, al colegio especial, al taller ocupacional o la residencia.

ANÁLISIS PERSONAL-ZORAIDA-

Como se refleja en el siguiente artículo, publicado por el periódico el país, estas tres madres luchan por el bienestar de sus hijos exigiendo que se mantengan las ayudas públicas para que sus hijos puedan seguir en la escuela de Villena.

El primer caso: María Mateo, madre soltera divorciada, con una niña de una discapacidad de un 75%. Su hija no podrá seguir en la escuela si suben los precios de la matrícula.

Segundo caso: Cristina, una mujer con dos niños de una discapacidad del 72% y un 83% se traslada a Villena por el hecho de que sus hijos puedan acudir a esta escuela para el propio bienestar de sus hijos y para que sean atendidos por profesionales, si el modelo de financiación cambia todo su esfuerzo será en vano.

Tercer caso: Ruth, otra mujer que lucha por los mimos problemas que las anteriores.

Por último, la escuela APADIS (escuela para discapacitados) es una escuela que ofrece a estos niños con ciertas discapacidades actividades, talleres ocupacionales, atención primaria temprana.

El problema viene dado por la deuda que les deben la Generalitat (consejería de educación y bienestar social) por este motivo, la escuela no puede afrontar más gastos si no se les paga y por lo tanto estos niños no tendrán una escuela donde poder aprender actividades y mejorar su calidad de vida.

Anuncios

27 de noviembre, día de “los sin techo”

El día 27 de noviembre, a las puertas del mes de Navidad, cuando la llamada a la caridad y al amor fraternal entre los humanos se hace más evidente (sin distinción de razas ni colores),se celebra el Día de los Sin Techo. Una jornada para recordar que hay una humanidad afligida que es la de los que nada tienen y arrastran su desdicha y soledad como una maldición

En las noches de invierno el frío se convierte en puñales para los cuerpos de los sin techos, indefensos, porque poco pueden proteger unos cartones recogidos junto al contenedor de basura más cercano.

Lo saben las más de 250 personas que sólo en Málaga, cada noche, no poseen otro hogar en donde resguardarse que el pequeño habitáculo de una entidad financiera o la cornisa alargada de un edificio en ruinas. El verano resulta más clemente para muchas familias a las que la crisis acabó por desahuciar de sus hogares y se vieron en la necesidad de buscarse el techo en la calle, siempre fría para con los que nadie tienen. El invierno es ingrato, cruel y no conoce la compasión para quienes lo viven al sereno.

La pobreza se ha acomodado en la provincia malagueña. Cáritas alza la voz para denunciar que 50.000 familias carecen de lo más elemental para subsistir. La indigencia se enseñorea de calles y plazas y las escenas que contemplamos cada día deberían ser un cargo para las conciencias. Por suerte, esta marea de gente silenciosa que arrastra su miseria y permanece sin posible acceso a derechos fundamentales como la asistencia social y la protección de jueces y tribunales, a veces tienen en persona voluntarias y organizaciones sociales quienes les eche un capote, nuca mejor empleado el término cuando la intemperie y el frío son enemigos mortales para muchos indigentes.

Debemos concienciarnos con este grave problema, parar un poco, mirar a nuestro lado y pensar que detrás de cada una de esas personas se encuentra una vida, una historia, y que ellos son hoy los que por desgracia están así, pero nosotros podríamos ser mañana los que por diversos motivos nos podamos encontrar en la misma situación.

María José Jiménez

lo sabe , no lo sabe

Estamos trabajando en clase de AUC diferentes colectivos y sus problemáticas. Mediante talleres, dinámicas,vídeos  o ejercicios hemos recorrido los aspectos principales de marginación que sufren colectivos como los inmigrantes,discapacitados,mujeres,tercera edad,etc. Una alumna vió algo que le llamó la atención en la televisión y envía este comentario para compartirlo con todos.

LO SABE , NO LO SABE.

Es un programa –concurso donde el presentador Juanra Bonet sale a la calle para elegir concursantes al azar y formularles preguntas de cultura general y popular. Los elegidos no pueden responderlas, sino que escogen a alguien que lo haga por ellos y conseguir un máximo de 3000 euros.

Hoy, Juanra ha elegido A un muchacho invidente, diplomado y que en estos momentos estudia informática gracias a una beca. Con la ayuda del presentador ha ido escogiendo a las personas que participan y responden a las preguntas. Con esto sólo quería comentar que las barreras con las que se encuentran las personas con discapacidad, las implanta la sociedad mientras que lo que debería de hacerse era facilitarles su día a día, ya que no han tenido la misma suerte que los demás. La lucha de acabar con estas barreras no debe basarse en  erradicarlas, sino de no ponerlas, porque si no existen no habría que derribarlas. Y que con ayuda de los demás todo es posible, por eso es muy importante prestar y recibir ayuda siempre que se necesite.

María José Jiménez